s
s
Good Words
Un delicioso mani-pedi…¿tóxico?
Qué tan tóxico puede ser un manicure

Todo mayo ha estado en debate y, por lo tanto, en boca de todos, el tema de los salones de belleza; en específico aquellos en los que te puedes hacer uno de esos maravillosos ‘mani-pedis’.

La furia se desató después de que un artículo del New York Times (te recomendamos que lo leas) tocara el tema de las condiciones infrahumanas y casi esclavizantes en las que trabajan miles de manicuristas en todo Estados Unidos. Si estás pensando que en México esto no sucede, piénsalo otra vez. Sin afán de ser malinchistas: si en un país como EE.UU., en el que las regulaciones casi terminan con miles de negocios nuevos al año, sucede eso, no queremos ni saber lo que pasa en nuestro querido México. 

La segunda parte de este artículo, “Uñas perfectas, trabajadoras envenenadas”, es la que nos hizo tocar el tema de los tóxicos en un mani-pedi. ¿Por qué? Porque en GA’RA sentimos la responsabilidad de compartirte información importante, que creemos es absolutamente relevante para que tomes decisiones informadas, tengas una mejor vida y así mismo, procures una mejor vida para los demás.

Ignorance is bliss (la ignorancia es una bendición) dicen los gringos. Nosotros te decimos que, por lo menos, en este caso NO.

Nos parece especialmente importante en este momento que estamos viviendo en el que, lo que antes era un placer de vez en cuando (para ir más linda a una fiesta por ejemplo), ahora se ha convertido en una necesidad de una vez por semana. Ahora en todos los centros comerciales hay uno o más (muchos más) salones de belleza en donde ofrecen el servicio de manicure y pedicure y por lo tanto, muchas aprovechan esta disponibilidad para hacerlo el momento relajante de la semana.

Y sí, sentarte a que te consientan es algo delicioso y no tiene nada de malo, sin embargo hay que estar conscientes de que hay un riesgo detrás de ese placer, pero también de que podemos hacer algo para poder seguir disfrutándolo sin hacernos daño y/o hacerle daño a la amable niña que nos atiende semana tras semana.

El artículo del NYT menciona que “cada vez son más las investigaciones médicas que hacen un enlace entre, los químicos que hacen útiles a los productos de belleza y de uñas,…y problemas serios de salud.”

Obviamente las más afectadas son aquellas mujeres (casi siempre son mujeres) que hacen decenas de manicures y pedicures cada semana. La investigación del periódico norteamericano asegura que en estas mujeres abundan “las historias de enfermedad y tragedia de un lado a otro del país, de niños que nacen ‘especiales’, de abortos involuntarios y cánceres, de toses que no se van y de dolorosas aflicciones en la piel”. El común denominador: trabajan en salones de belleza.

Lo que es todavía peor, es que los sueldos de estas trabajadoras nunca serán suficientes para pagar los altísimos costos de una enfermedad y jamás pagarán la tristeza de perder un bebé o de ver que tu hijo no se desarrolla con normalidad.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Si eres manicurista/pedicurista o dueña de un salón de belleza, si usas este servicio una vez por semana, de vez en cuando o eres una do-it-yourself-er: hay varias cosas que puedes hacer para promover mejores prácticas.

  • Pide y compra esmaltes que sean Five Free Formula. Esto quiere decir que no contienen los 5 ingredientes más nocivos en un barniz (formaldehído, DBP, tolueno, alcanfor y resina de formaldehído). En GA’RA te recomendamos los de RGB Cosmetics que, aparte de tener esta característica, son veganos, libres de crueldad, parabenos y gluten. Nota: esto no quiere decir que sean completamente libres de químicos u orgánicos.
  • Existen quita-esmaltes 100% libres de tóxicos ¡exígelos! En nuestra tienda en línea puedes encontrar los de RGB, así como un aceite para la cutícula completamente libre de químicos.
  • Solicita que las empleadas utilicen guantes. Esto protegerá su piel de los químicos.
  • Pide que el salón se mantenga ventilado.
  • Si estás embarazada evita, lo más posible, los salones de belleza.
  • Promueve los salones de belleza ‘saludables y verdes’. Si conoces uno, ¡corre la voz! En California ya existe un programa que se dedica a reconocer como ‘healthy nail salons’ a aquellos que tienen productos naturales y libres de tóxicos y que ventilan. Aquí también lo podemos hacer, ¿no?
  • Evita los geles y los acrílicos. Cada vez que te liman las uñas para quitártelos, aspiras ese material. Obviamente cuando te lo haces también estás respirando tóxicos nocivos para tu salud.

En este caso hablamos de los tóxicos en los productos para las uñas y de cómo está afectando a las personas que trabajan a diario con ellos. Sin embargo, puedes encontrar químicos nocivos en miles de los artículos de belleza convencionales de uso diario. Busca siempre aquellos libres de tóxicos para evitar una intoxicación que, aunque es más lenta, es muy constante.

¿Te gustó este blog post? Compártelo con más personas. Acuérdate que la información es poder.

Fuente: Perfect Nails, Poisoned Workers. New York Times

Comentarios ( 0 )

Agregar un comentario