s
s
Good Words
Por qué quisiera sumergirme en aceite de argán
Beneficios del aceite de argán

Si tan sólo mi cartera me lo permitiera. Son tantísimas las propiedades, beneficios y usos del aceite de argán que éste debería ser patrimonio de la humanidad. Todas las vanidosas deberíamos de tener acceso a litros de este preciado aceite. 

Hace muchos años (por lo menos 5) empecé a escuchar acerca del aceite de argán. Nunca le puse realmente atención y ahora me arrepiento de no haberlo hecho. Y es que una cantidad mínima de este aceite, que se deriva de una pequeña nuecesita del árbol de argán (proveniente de Marruecos), puede hacer maravillas. Por algo lo llaman el ‘oro líquido’. Es extremadamente rico en vitamina E, anti-oxidantes y ácidos grasos esenciales.

Muchas personas todavía cuestionan o se les hace raro usar algún aceite en la cara por miedo a hacerla grasosa (o más grasosa) o a que les provoque acné. El aceite de argán de hecho se recomienda tanto en pieles secas, como en pieles grasosas, pues ayuda a balancearlas.

Aquí te comparto todas las razones por la que quisiera vivir sumergida en este oro líquido (aunque en realidad unas gotitas hacen todo el trabajo):

  • Hidrata, protege y suaviza la piel. No sólo la de la cara, también la del cuerpo. No la deja grasosa y se absorbe rápidamente.
  • Acondiciona el pelo. Ayuda a prevenir la orzuela y a tratar el pelo frizzy.
  • Es anti-edad. Le regresa a la piel su elasticidad y a ti tu baby face. Hidratante y anti-edad en uno.
  • Ideal para piel seca. La vitamina E y los ácidos grasos en el argán reparan la piel dañada por la resequedad.
  • Excelente para piel propensa al acné. Balancea la piel al proporcionarle una hidratación natural, mientras que sus propiedades anti-oxidantes ayudan a sanar las células y a reducir la inflamación.
  • Protege y sana. Lo ideal sería usarlo para prevenir la piel reseca, sin embargo, si ya tienes una condición de este tipo, este aceite te ayudará a sanarla.
  • Previene estrías. Antes de secarte con la toalla, después de bañarte; masajea unas gotitas por todas las áreas problemáticas. Si estás embarazada: es tu mejor amigo (¿a que tu también quieres una alberca de argán?).
  • Lo puedes usar como tratamiento para manos y pies. Aplícalo en las cutículas, las manos y las partes más resecas de los pies (mejor hacerlo antes de dormir) para dejarlos suaves e hidratados.
  • Sirve como bálsamo para los labios.

Literalmente, para cada uso, sólo necesitas unas cuantas gotitas. En mi caso, sólo uso 3 gotitas al día: las froto en mis manos, lo aplico en la cara y tomo las puntas de mi pelo; ¡3 gotas para 3 usos!

Para utilizarlo en su forma más pura y, además, orgánica; te recomiendo el de Deol Goodness que puedes encontrar aquí.

Por si fuera poco, existen varias marcas que tienen el argán como la base de sus productos de belleza. En GA’RA tenemos a Kahina Giving Beauty la que, para mí, es la mejor marca pues el aceite que usan para conformar sus mezclas es de la más alta calidad, 100% orgánico y producido bajo los estándares del comercio justo y sus productos son naturales y libres de tóxicos.

¿Todavía no te convences? ¡Pruébalo tu misma! 

Comentarios ( 0 )

Agregar un comentario